Blog

La importante correlación entre un buen ambiente de trabajo y la productividad

El entorno de trabajo laboral es uno de los factores más importantes que influye en cualquier actividad empresarial. En pocas palabras: contar con un ambiente laboral adecuado favorece al bienestar del trabajador y, con ello, su productividad.

El compromiso de los trabajadores con la empresa es clave y está directamente relacionado con su bienestar. Según un estudio de Watch&Act, el compromiso de los empleados multiplica la productividad y reduce el absentismo. 

La dirección de la compañía debe tener un papel fundamental en esto. ¿Cómo? Inspirando en los trabajadores confianza, motivación, códigos de comportamiento claros y concisos y, sobretodo, el impulso de un modelo de liderazgo inclusivo

Por parte de los propios trabajadores y trabajadoras, el clima laboral también se ha convertido en un punto indispensable a la hora de buscar un trabajo. Buscan cada vez más una experiencia laboral completa y no sólo una fuente de ingresos. 

¿Cómo se consigue un buen ambiente de trabajo en una empresa? 

Lograr un buen ambiente de trabajo a largo plazo depende de un liderazgo efectivo y del uso de estrategias específicas que apunten hacia un entorno productivo. Algunas de esas estrategias son las siguientes:

  1. Promover el respeto y la tolerancia para fomentar la armonía del equipo.
  2. Generar feedback positivo haciendo que las personas se sientan integradas y escuchadas.
  3. Fomentar la capacidad de liderazgo entre los trabajadores.
  4. Reconocer el trabajo en equipo y premiar los logros (individuales y grupales) con incentivos.
  5. Contar con un lugar de trabajo adecuado y cómodo. El lugar de trabajo debe ser amplio, con una buena distribución, buena iluminación y un orden definido y limpio.

Estas estrategias favorecen la comunicación interna haciendo de la empresa un lugar más participativo. En conclusión, una persona siempre trabaja mejor cuando su entorno laboral le proporciona cuidado y respeto, y no solamente un salario.